Dungeons Essentials en Valencia

Sueños de libertad (parte 5)

Galopando a toda velocidad y haciendo un arco por la campiña, el grupo consigue ponerse delante de la caravana, casi sin tiempo de esconderse.
Aunque ellos no lo saben, Bael.la, que ha estado trabajando en secreto para la resistencia, se encuentra escondida en uno de los árboles del camino, esperando que pase la caravana.

La caravana está compuesta de 4 mercenarios del círculo de hierro, otro más que lleva capucha y capa roja y un círculo gris y dorado, y una extraña criatura mecánica. Luthien lanza una flecha al adepto de la capucha, pero ésta golpea un escudo mágico situado alrededor de su cuerpo. En ese mismo momento, la criatura mecáncia se lanza contra el árbol donde Luthien se encuentra, haciéndolo caer.
Los magos comienzan a luchar entre sí: Luthien lanza sus manos ardientes y flechas mágicas, y el enemigo sus tentáculos de fuego e imperativos oscuros. Mientras, la criatura mecánica y otros guardias intentan acabar con Talnoth y Baldwin. Viendo lo que se les viene encima e invocando el nombre de Pelor, Baldwin lanza un escudo sagrado sobre el grupo y los bendice… con esta ayuda sagrada, los enemigos no tardan en caer.
El adepto que dirigía la caravana es otra cuestión: sus tentáculos de fuego comienzan a hacer mella en el grupo. En ese momento Bael.la se lanza al ataque y finalmente consigue llegar al mago. Poniendo en riesgo su vida le ataca a corta distancia, de forma que el mago no tiene más remedio que olvidarse del resto y utilizar su daga contra Bael.la. Talnoth aprovecha el momento de distracción para colocarse tras el mago y quebrarle el craneo con un golpe.
Sólo dos mercenarios siguen con vida. El más malherido se acerca al caballo e intenta hacerlo encabritar, pero el peso de la caravana y las riendas que Bael.la sujeta se lo impide. El segundo intenta correr hacia la fortaleza Harken y hace sonar su cuerno, pero los misíles mágicos de Luthien acaban con él.

A lo lejos, las fuerzas del círculo de hierro han oído la llamada y pronto estarán donde se encuentra el grupo. Por suerte comienza a llover, lo que ayuda a esconderse mientras cae la noche. Luthien y Baldwin vuelven por el camino lanzando luces mágicas para servir de señuelo. Talnoth, Bael.la dirigen la caravana fuera del camino y hacia la linde del bosque. Mientras, un disco luminoso va barriendo el camino. Luthien puede ver debajo del disco a 5 mercenarios del círculo de caja roja, y decide que es un buen momento para esconderse hasta que pase el peligro. Tras pasar varias horas, el grupo consigue volver a reunirse, colocar la caravana en la linde el bosque y ocultarla. Cuando creen que no hay peligro (después de que Bael.la acabe con el mercenario moribundo), el grupo decide descansar hasta que llegue la mañana siguiente.

Al día siguiente, el grupo deja los caballos atados e intenta cruzar hacia el sur a través del bosque. Pronto llaman la atención del clan de los woodsingers (los elfos del sur de Harkenwold), quienes los llevan a su campamento. Eriyel, la jefa del clan, les recibe amistosamente pues cree que Luthien ha acudido en respuesta a su llamada a los elfos del norte. Hace varias lunas, los magos que estaban en el clan fueron asesinados misteriosamente, y sin estos magos no han podido proteger la biblioteca que sus hermanos Eladrin les confiaron antes de irse al Feywild (las tierras salvajes de las hadas).
Luthien la saca de su error y le dice que en su clan pasó lo mismo y en el mismo momento. El grupo intenta convencerla de que es necesario ayudar a la resistencia, pero Eriyel no quiere poner a su pueblo en peligro. Los aldeanos de Harkenwold jamás ayudaron a los elfos antaño, y además confía que los mercenarios del círculo de hierro se vayan hacia el norte sin atacar el bosque.
Ante su insistencia Eriyel les dice que si la resistencia de Harkenwold arriesga sus vidas para ayudarles, ellos tendrán la obligación moral de hacer lo mismo y enviaría a 50 de sus mejores cazadores para cuando sean requeridos. Eriyel les pide que recuperen la biblioteca Eladrin que está bajo Dal Nystiere. Un hechicero no muerto, llamado Yisarn, tomó la plaza y parece estar aliado con los goblins de Daggerburg, enemigos declarados de los elfos. Se necesita un sencillo ritual para abrir el portal hacia la biblioteca, pero sin magos, el clan de los woodsingers no ha podido hacerlo.
Además de libros, la biblioteca contiene cristales de memoria, y Eliyan les enseña uno de ellos, que relata la creación del mundo y sus gemelos: el páramo sombrío y las tierras salvajes de las hadas. Situado en el círculo de teletransportación y con las palabras adecuadas, el cristal los trasladará a la biblioteca (o al menos, Eriyel así lo espera).

CONTINUARÁ…

Comments

almabo

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.