Dungeons Essentials en Valencia

Sueños de liberad (parte 2)

La mujer se aparta de Durban y se presenta como Ilyana, su esposa. Agradece a los aventureros la ayuda recibida y, a continuación, les ofrece hospedaje por esa noche.
Los restos de los mercenarios del círculo de hierro son quemados en el fuego que ellos mismos han provocado, pero el grupo decide conservar algunas de sus prendas (por si son de alguna utilidad en el futuro) y las esconden en la granja.
Durante la cena el grupo pregunta a Ilyana por la situación y, tras convencerla, ella les relata que hace algunos meses un grupo de mercenarios (el círculo de hierro) tomó control de la ciudadela de Harken (capital de Harkenwold) y encerró al Baron Stockmer en su propio castillo. Nazin Redthorn, el jefe del grupo, se autoproclamó nuevo barón y comenzó a imponer su puno de hierro, machacando a los campesinos y robándoles con lo que él llama “impuestos”.

Visto que los PJs quieren ayudar, Ilyana les comenta que en Albridge un ex-aventurero llamado Dar Gremath está intentando organizar una revuelta para devolver al poder a su legítimo dueño. También les recomienda hablar con la anciana druida Reithann, que es persona de su confianza y que la ha ayudado en el pasado.
A la mañana siguiente, Durban dice a los companeros que tiene que ayudar a su mujer e hijo a esconderse porque si se descubre lo ocurrido con los mercerarios estarán en peligro. Les promete reunirse con ellos en el futuro, cuando su familia esté a salvo.

Tras la despedida, el grupo se dirige a Albridge, pero decide separarse en 2, para no levantar demasiadas sospechas. Baldwin y Luthien buscan a la druida, mientras que Talnoth y Erik buscan a Dar Gremath.
El primer grupo pronto encuentra a la druida Reithann: está en un bosquecillo al norte de Albridge y los recibe amablemente. Les dice que consultará con los espíritus de la naturaleza para que les ayude, y estos revelan que unas extrañas criaturas mitad hombre-mitad rana están atacando la aldea del clan Tor, impidiendo que este fuerte clan se una a la rebelión. El ataque no es casual, pues parece que el Nazin Redthorn ha llegado a un acuerdo con esas criaturas para mantener ocupado al clan Tor mientras afianza su poder.
Reitharnn les pide acabar con esas criaturas y conseguir la colaboración del clan Tor en la lucha que se avecina. Después de hablarlo, Baldwin y Luthien le ofrecen la calavera, pues creen que ella será más capaz de controlarla, pero al intentar tocarla las plantas del bosque comienzan a secarse y a pudrirse. Reinaahrd chilla indignada y les dice que ese no es su lugar: “la calavera debe volver a la torre fantasma donde fue creada”, dice, antes de escabullirse entre la maleza.

Mientras tanto, Talnoth y Erik llegan a la posada y descubren que Traevus les estaba esperando. De forma poco amable Traevus les pregunta donde están sus companeros, pero Talnoth y Erik le dan esquinazo y buscan a Dar Gremath. Resulta que Dar Gremath es el dueño de las caballerizas al norte de Albrige, y una vez, que ganan su confianza, éste les revela que es un aventurero retirado y que está intentando organizar una revuelta para devolver al barón Stockmer al poder. Nazin Rethorn está haciéndose fuerte en la ciudadela de Harken y hay que obligarle a moverse antes de que sea demasiado tarde.
Talnoth les dice que son 4 y Dar Gremath les cita para la manana siguiente en el mercado para darles más información.

El grupo vuelve a reunirse en la posada y pasa una noche tranquila. Por la mañana dejan que Traevus, que se comporta de un modo brusco, se marche sin ellos, y después se dirigen al mercado. Allí se encuentran con el jefe de la aldea (que es también un afamado orfebre) y ven que está junto a Dar Gremath. Éste les pide que produzcan la chispa que comenzará la revolución. Tras darles monturas y algo de equipo les ofrece unas capas blancas con el símbolo del barón y les pide que se dirijan a alguna aldea cercana para darle a una lección a algunos matones del círculo de hierro desprevenidos. Los PJs le comentan que Reinahard les pidió que ayudasen al clan Tor, y Dar les dice que probablemente es una buena idea, pero que primero tienen que comenzar la revolución y sacar a Nazin de la ciudadela de Harken.

Tras discutirlo entre ellos, el grupo decide hacer ambas cosas. De camino a la aldea Tor se desviarán hacia Marl y allí darán una lección al círculo de hierro. Preguntando a los campesinos de Marl saben que los mercenarios del círculo están casi todo el día en la posada bebiendo y metiéndose con los parroquianos, y que no son más que 5 o 6. Vestidos con sus capas blancas el grupo se apresura a acabar con los matones…

Luthien entra en la posada y lanza con destreza un conjuro de sueño que sorprende a todos los enemigos. A continuación Erik y Baldwin le siguen en combate y Talnoth atraviesa una ventana para golpear por la espalda (y casi acabar) con un sorprendido mercenario. Las cosas van muy bien para el grupo, pero de repente se dan cuenta de que no todos los mercenarios estaban en la posada… hay dos que les atacan por la retaguardia, después de salir de una cabaña cercana.

CONTINUARÁ

Comments

almabo

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.